Timbal de Lalinensa con grelos

La Lalinensa es a Lalín, lo que la hamburguesa es a Hamburgo, pero con dos ingredientes súper: lacón Duroc, por eso es más jugosita, y grelos.

Presta atención porque te vamos a enseñar, en menos de lo que vas a tardar en comértela, un nuevo concepto de hamburguesa con el que mantener una dieta saludable y disfrutar de lo mejor de nuestros sabores (y saberes).

Timbal de Lalinensa

¿Qué necesitas?

1 bandeja de lalinensa con grelos de Embutidos Lalinense

1 bote de grelos al natural o Larpeiro

1 bolsa de queso rallado o unos trozos de queso cremoso

AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)

Vayamos por partes…

Olvida el concepto tradicional de hamburguesa, porque la lalinensa va a transportarte a una sensación única en un solo plato: tradición, sabor y modernidad.

  1. Precalienta el horno a 220º

2. Con una cucharada de AOVE (aceite de oliva virgen extra) dale una vuelta a fuego fuerte a los grelos en una sartén y ponlos de base en el plato.

3. Si tienes tiempo y ganas, con un aro de emplatado te puede quedar visualmente igual de fantástico que rico.

4. En la misma sartén, vuelta y vuelta a fuego medio-alto a la lalinensa. La idea es que tenga color, pero sin secarla. Con un par de minutos por cada lado es más que suficiente.

5. Colócala encima de los grelos salteados.

6. Pon queso encima de la lalinensa. Todo el que quieras, que para eso la vas a disfrutar tú.

7. Gratínalo en el horno 5 minutos… ¡y a disfrutar!

El truco del almendruco:

Si quieres darle un toque aún más innovador a este plato, escurre bien los grelos con un peso encima para que suelten todo el líquido.

En cuanto estén lo más secos posible, estíralos sobre una tabla de cortar y pícalos todo lo que puedas.

Saltéalos con bastante AOVE hasta que veas que son como hebras crujientes y emplátalos.

No solo están deliciosos, sino que tu plato quedará más original aún. Porque lo sencillo no está reñido con lo espectacular.

Ensalada de lacón con higos y queso

Te vamos a contar un secreto: hay vida más allá del lacón con grelos. Y más aún. Hay platos de lacón que se preparan en frío y sin necesidad de horno, sartén o cazuela. ¡Sorpresa!

Para esos días más calurosos o en los que no te apetece complicarte la vida en los fogones, nada mejor que una saludable y fresca receta de ensalada de lacón curado cocido con higos y queso.

Para una cena rápida o como entrante para un menú especial, nuestra propuesta más fresca del año es una combinación de sabores de la tierra que te encantará.

Ensalada de lacón con higos

¿Qué necesitas?

1 lacón curado cocido de Embutidos Lalinense

1 paquete de rúcula y canónigos

Queso en tacos

1 puñado de higos o brevas

Vayamos por partes…

Sorprendentemente, el lacón no es uno de los habituales en las recetas de ensaladas, lo que nos parece francamente injusto. Si el jamón es uno de los grandes protagonistas en este tipo de preparaciones, ¿por qué no un entrante con uno de nuestros lacones?

Apúntate a la versión más gallega de la típica ensalada dulce y salada preparando nuestra mezcla de rúcula y canónigos con lacón, higos y queso.

  1. Haz una base con la rúcula y los canónigos en una fuente o un plato hondo.
  2. Corta el lacón curado cocido en lascas finas para disfrutar mejor de su sabor e incorpóralas a la mezcla de verduras.
  3. Añade queso cortado en tacos.
  4. Decora la ensalada con higos o brevas cortados al gusto. No es un adorno, los vas a comer, así que haz trozos que puedas meter cómodamente en la boca además de piezas más grandes para un efecto visual más bonito.
  5. Aliña al gusto. (Prueba con una crema de vinagre balsámico de frutos rojos, aceite aromatizado con romero y sal en escamas, le dará un toque chic maravilloso a tu ensalada).

El truco del almendruco:

Hay muchísimas opciones para preparar ensaladas deliciosas y no todas incorporan hortalizas como la lechuga, la rúcula o los canónigos.

Si has elegido disfrutar de una cena saludable con nuestra receta de ensalada de lacón cocido con higos y queso te recomendamos decantarte por la rúcula o los canónigos. O ambos.

Aunque cada persona es un mundo, la lechuga tiende a ralentizar la digestión y resultar un poco pesada para los menús de la cena, a diferencia de los otros dos. Además, el tándem entre la suavidad del canónigo y el sabor intenso de la rúcula aportarán un equilibrado maridaje que potenciará el sabor de una ensalada deliciosa.

San Juan ya está aquí!

Se acerca San Juan y toca poner las parrillas a punto, abastecerse de la mejor materia prima y tener en cuenta estos consejillos para que sigáis triunfando. La noche más corta del año bien merece un poco de atención para que todo salga perfecto. Recuerda tener todo lo que necesitas y no esperar a última hora!

Ah!! Con el código San Juan en nuestra tienda online tienes un 5% de descuento hasta el 24 de junio.

cupón descuento

6 consejos para una barbacoa exquisita:

1. El fuego. Elige carbón o leña de calidad. Las brasas han de estar ya maduras, con la parrilla no muy cerca. El carbón es lo más seguro ya que las brasas duran mucho y mantienen una potencia constante. Si optas por hacer brasas con leña, tu barbacoa tendrá un plus de sabor, pero procura asar la carne sobre las brasas y no sobre las llamas, que chamuscarían la comida sin cocinarla.

2. Las carnes. Escoge carnes variadas y de la mejor calidad que tengan una cantidad moderada de grasa. Atrévete con un buen surtido de sabores: fresquiña, criollos, pincho moruno, secreto, lalinensas etc Lo ideal es que saques la carne de la nevera una hora antes de asarla, para atemperarla.

Fresquiña

3. El orden. No pongas todas las carnes a la vez en la parrilla. Empieza por los chorizos, panceta, pinchos morunos… y según las saques, colocas las piezas más grandes, que puedes tener colocadas en las zonas con menos calor alejadas de las brasas.

4. Los condimentos. No sales la carne antes de asarla, ya que perderá jugosidad. Hazlo después. Si puedes condimentarla antes con pimienta negra, ajo, hierbas aromáticas, e incluso tener en los laterales de la barbacoa romero o tomillo para aromatizar la carne. Otra opción, si te gusta el sabor intenso del marinado, es preparar la carne con adobo (perejil, ajo, pimentón, mostaza, miel… lo que quieras) la noche anterior.

5. Los complementos. Ten preparadas pinzas para manejar la carne sin pincharla, un hierro para las brasas, guantes… y una visera para protegerte del sol. La tarea de responsable de parrilla es exigente!

Barbacoa

6. Los tiempos. Disfruta de tu cometido, no aceleres los procesos, se paciente y no le deas la vuelta a la pieza hasta que estea en su punto. Vuelta aquí vuelta allá no es la mejor banda sonora para tu barbacoa.

Recuerda…

En la sección de FRESCOS de Embutidos Lalinense tenemos todo lo que necesitas para una noche memorable. Desde el picoteo inicial, hasta el postre, vinos y licores, dulces…
Carnes estupendas para tus barbacoas clicando en el pack FRESQUIÑA

Recibirás un aplauso bien merecido. Ahora viene lo mejor: disfrutar y compartir. Buen provecho!

Zorza con puré de patata

Los platos más deliciosos no tienen por qué ser los más elaborados, sino aquellos que sacan el máximo partido a los alimentos. La combinación de la intensidad de la zorza con la suavidad del puré de patata es una combinación ganadora.

Un ejemplo es nuestra receta de hoy: dos sabores tradicionales que podrás cocinar de forma rápida y fácil siguiendo unos sencillos pasos.

Zorza con puré de patatas

¿Qué necesitas?

1 bandeja de zorza de Embutidos Lalinense

1 kilo de patatas

1 vaso de leche

Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)

Sal

Vayamos por partes…

Aunque se trata de un plato sencillo, puede parecer que su elaboración requiere de muchos pasos, pero nada más lejos de la realidad. 

  1. Cuece las patatas con piel durante 30 minutos (aproximadamente. Previamente has de lavarlas)

2. Pela las patatas mientras están calientes y machácalas con un tenedor, un pasapuré o un chino. 

3. Añade el vaso de leche, una pizca de sal y 5 cucharadas soperas de AOVE

4. Fríe la zorza en una sartén a fuego medio sin dejar de remover (para esto no necesitarás más aceite) 

5. Monta el plato a tu gusto. 

El truco del almendruco:

Si no tienes aro de emplatado y quieres hacer una composición bonita de la receta, usa un cuenco o un bol de desayuno: úntalo en aceite para poder desmoldarlo bien, introduce la zorza llenar dos tercios del recipiente y completa con el puré de patata.

Dale la vuelta sobre un plato y ¡voilá! Un plato delicioso con un emplatado muy original.

Para darle un toque más sabroso al puré de patatas, cambia el AOVE por 3 cucharadas de mantequilla  e incorpora una mezcla de pimientas ralladas o comino a tu gusto.

Chorizos al vino

Si hay algo típico en nuestra tierra son las tapas. Y la tapa de chorizos al vino es una de las más extendidas.

En libros de cocina, manuales y en Internet encontrarás infinidad de opciones para preparar una receta de chorizos al vino fácil y rápida.

La excelencia radica en la elección de la materia prima, porque una verdad incontestable es que con nuestros chorizos y esta receta no hay nada más sencillo bajo el sol que preparar este plato.

Chorizos al vino

¿Qué necesitas ?

1 ristra de chorizo extra Embutidos Lalinense

1 vaso de vino blanco

Vayamos por partes…

A no ser que te olvides los chorizos en la olla durante más tiempo del indicado, difícilmente puede salirte mal esta receta de chorizos al vino, así que no te despistes porque estarás mojando pan con esta deliciosa tapa en tan solo 10 minutos.

  1. Pincha los chorizos y colócalos en una olla (no olvides quitar la cuerda, que no es comestible).

2. Incorpora un vaso de vino blanco.

3. Cuece los chorizos con la olla tapada durante 10 minutos.

4. Ya.

Si te has despistado echando un vistazo en Facebook o Instagram, vuelve a leer la receta. Sino, tienes dos alternativas:

Opción A: Mete un chorizo en medio de dos trozos de pan. Siéntate (no es nada sano comer de pie).  Ahora… pruébalo. Impresionante, ¿verdad?

Opción B: Corta los chorizos en trozos. Mézclalos con la salsa para picar como tapa. Cómete uno antes de llevarlo a la mesa (o no te dejarán ni la prueba).

El truco del almendruco

Para gustos, colores, así que si lo que te gustan son los chorizos al vino crujientes solo tienes que darle una vuelta en la olla a fuego medio-bajo durante un minuto con media cucharada de AOVE antes de incorporar el vino.

Pero ten cuidado con pasarte con el fuego y el tiempo de salteado, que una receta fácil y sencilla puede convertir tu cocina en el Londres de la niebla de 1952.

Quiche de lacón con grelos

La quiche de lacón con grelos ha venido para quedarse. Porque es un receta rápida, rica y recomendable!

Seguro que ya has visto por algún sitio la receta de la pizza de lacón con grelos. Incluso habrás escuchado hablar (si no la has probado ya) de la empanada de lacón con grelos. ¿Cuál prefieres?

Si no tienes muy claro hacia dónde tirar o ambas recetas te parecen apetecibles, déjanos proponerte algo nuevo. La fusión definitiva entre la pizza y la empanada. La quiche de lacón con grelos.

Si en Embutidos Lalinense teníamos el corazón dividido, ahora nos hemos vuelto completamente locos. ¿Pizza, empanada o quiche? ¡No renuncies a nada! Apúntate a la cocina más deliciosa con nuestro trío lacogrelense. 

Toma nota de todo lo que te hace falta para preparar una deliciosa quiche de lacón con grelos, una fantástica receta que lo mismo te resuelve una comida caliente que te hace disfrutar de una cena fría.

Quiche de lacón con grelos

¿Qué necesitas?

1 laconcito cocido Duroc Batallé

1 bote de grelos al natural O Larpeiro

1 paquete pasta brisa

1 bola de queso mozzarella

1 brick de nata para cocinar de 200 ml

1 bolsa de queso mozzarella

3 huevos

Sal

Vayamos por partes…

Entre la elaboración de una deliciosa empanada de lacón con grelos y el arte de decorar una pizza con los mismos ingredientes hay un punto intermedio.

Si no estás disfrutando de una sabrosa receta de quiche de lacón con grelos porque crees que es muy complicada, ya te vamos contando nosotros que no. ¡Es sencillísima!

Te lo demostramos:

1. Corta el laconcito en taquitos pequeños o en lascas, al gusto.

2. Escurre bien los grelos.

3. Ve precalentando el horno a 180º

4. En un bol, mezcla los huevos, la nata para cocinar, la mozzarella cortada en trocitos pequeños, los grelos y una pizca de sal.

5. Coloca la pasta brisa en un recipiente redondo y bajo apto para horno (uno de silicona va fenomenal).

6. Vierte la mezcla sobre la pasta y añade por encima dos puñados de queso mozzarella rallado. Incorpora el lacón al gusto.

7. Hornea a 180º unos 20-30 minutos a media altura (ve mirando de vez en cuando para que no se te queme). 

El truco del almendruco:

Para darle un extra de sabor a tu quiche de lacón con grelos, añade un poco de nuez moscada con la sal y una puntita de pimienta molida. La combinación de sabores es deliciosa.

Y si quieres hacer un tentempié fresquito para la hora de cenar, añade una manzana cortada en taquitos cuando incorpores el lacón. La mezcla te va a sorprender.

Intolerancias e alerxias alimentarias

Cada día son máis as persoas que teñen alerxias ou intolerancias alimentarias, que son cousas diferentes. Desde Embutidos Lalinense imos explicar moi superficialmente a diferenza entre elas: as alerxias presentan unha reacción do sistema inmunitario, mentres que no caso das intolerancias trátase dun problema metabólico e dixestivo.

Nos casos de alerxia, con síntomas máis graves, a persoa non pode inxerir nin sequera pequenas cantidades do alimento.
A intolerencia débese xeralmente á falta de compoñentes necesarios para a correcta dixestión do alimento desencadeante, pero sen a acción do sistema de defensa. Sen embargo, existe unha excepción, o glute. A intolorerancia ao glute presenta tamén alteracións no sistema inmunolóxico.


As alerxias aparecen xeralmente despois de 30 a 60 minutos da inxestión e poden chegar a ser graves. Polo contrario, os síntomas de intolerancia alimenticia poden tardar máis en aparecer e teñen un carácter máis leve.

O glute e a lactosa son dúas das principais intolerancias alimenticias máis comúns, polo que é bo saber que máis do 98% dos nosos produtos non conteñen nin glute nin lactosa 😀

Vinos sostenibles

Si conoces a alguien a quien le gusta el vino, sabe del tema, le encanta probar y hablar con pasión sobre el mundo vinícola… es un enófilo/a 👈

Si a este perfil respondes tú, estás de suerte 👏👏, porque las novedades de hoy te van a interesar mucho.

En nuestra vinoteca online tenemos pocos vinos, pero muy seleccionados. De pequeñas bodegas gallegas, vinos de autor, sostenibles, y enclavadas en un paisaje espectacular, como la bodega que presentamos hoy, en la Ribeira Sacra.

Los viñedos están situados en la zona sureste de la Ribeira Sacra de Lugo, que comprenden características muy diferenciadas, ( desde 250 m de altitud con suelo de canto rodado, pizarra y arcilla, antiguo lecho del rio Sil, hasta 780 m de altitud con suelo pobre de esquisto).
Viticultura sostenible es una de las premisas del proyecto de la Adega Entre Cantos, la de procurar la menor intervención posible en sus vinos, tanto en viñedo como en bodega.

Los vinos Martiñolo y Bieiteiro son las estrellas de esta pequeña bodega que renuncia a las notas de cata, porque entiende que los matices y apreciaciones de cada vino no deben ser conducidas, sino espontáneas por quienes están apreciando el caldo en ese momento concreto.

Porque si además de estar muy buenos, la relación calidad precio es extraordinaria, no queda otra que pedir otro vino! 🍷

Descúbrelos en nuestra sección Delicias

Vinos sostenibles de la Ribeira Sacra

COCIDO DE LALÍN

El cocido además de ser un plato muy completo y nutritivo es visualmente muy atractivo debido a la variedad y colorido de sus ingredientes. Forma parte de la dieta atlántica, y como muy bien lo define Víctor Freixanes, presidente de la Real Academia Galega, «é o pórtico da Gloria da gastronomía de Galicia«.

El secreto de un buen cocido es la calidad de sus ingredientes, carnes seleccionadas, curadas y/o ahumadas como las que Embutidos Lalinense ofrece a sus clientes desde 1949

INGREDIENTES: (PARA 10 PERSONAS)

½ cabeza curada, ½  lacón curado, 1 ½ espinazo salado, 2 rabos salados, 3 trozos de panceta tradicional curada, 2 tiras de costilla saladas, 2 morros salados, 2 orejas saladas, 2 patas saladas, 6 chorizos curados Extra, 3 chorizos de cebolla, 2 lenguas saladas, 1 trozo de unto, 1 codillo de jamón curado

1 kg. de falda de ternera, 600 gr. de gallina

1 kg. de garbanzos, 1 kg. de habas, , 8 kg. de grelos, 3 cabezas de repollo, 3 kg. de patatas

NUESTROS TRUCOS

Utilizar un lacón 100% Duroc es garantía de un cocido espectacular. Es más jugoso,  sabroso y tierno. Para menos comensales también se puede optar por un laconcito 100% Duroc. 

Aunque es para gustos, la carne ahumada le da al cocido un sabor espectacular.

Los tiempos son aproximados, hay que ir comprobando la cocción de los distintos ingredientes.

DOS DÍAS ANTES DE LA PREPARACIÓN:

Dos días antes de hacer el cocido, lavar cuidadosamente la carne de cerdo en agua caliente y posteriormente ponerla a desalar en auga fría. Se recomienda cambiar el agua cada 24 horas.

Los garbanzos y las habas también deben ponerse a remojo 12 horas antes de su preparación.

PREPARACIÓN:

En una olla, ponemos a cocer, en agua fría, un trozo de unto con la cabeza. El tiempo de cocción será de unas 2 horas, dependiendo del tamaño de la pieza. (Este agua en nuestra receta no la aprovechamos, porque sale turbia, pero también es habitual  poner a cocer toda la carne de cerdo junta).

En otra olla ponemos a cocer un trozo de unto con toda la carne de cerdo: costilla, rabos, lenguas, panceta, lacón… durante una hora. Después se le añade la carne de ternera, gallina  y se deja otros 35 minutos. Con este caldo coceremos posteriormente la verdura, y las legumbres.

Escocemos los grelos para quitarles el sabor amargo (meterlos en agua hirviendo y dejarlos un par de minutos) y los reservamos escurridos.

Hay que ir comprobando la cocción de las distintas carnes, para retirarlas a otra olla con un fondo de ese caldo de cocción. Lo primero que se quita es la costilla. Vamos añadindo caldo para que esa carne que vamos retirando y ya está en su punto no se seque, y podamos calentarla llegado el momento.

 Cocemos en el caldo de la carne los grelos, ya escocidos, con las patatas, el repollo y las habas durante 20-25 minutos. En otra olla, con más caldo, cocemos  los garbanzos y los chorizos durante media hora aproximadamente.

Una vez cocido todo servimos en distintas fuentes; en una, la verdura con las patatas enteras y las habas. En otra los chorizos y garbanzos. La carne de cerdo troceada en una fuente y en otra, la ternera y la gallina.

Servir bien caliente y a disfrutar!