Zorza con puré de patata

Los platos más deliciosos no tienen por qué ser los más elaborados, sino aquellos que sacan el máximo partido a los alimentos. La combinación de la intensidad de la zorza con la suavidad del puré de patata es una combinación ganadora.

Un ejemplo es nuestra receta de hoy: dos sabores tradicionales que podrás cocinar de forma rápida y fácil siguiendo unos sencillos pasos.

Zorza con puré de patatas

¿Qué necesitas?

1 bandeja de zorza de Embutidos Lalinense

1 kilo de patatas

1 vaso de leche

Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)

Sal

Vayamos por partes…

Aunque se trata de un plato sencillo, puede parecer que su elaboración requiere de muchos pasos, pero nada más lejos de la realidad. 

  1. Cuece las patatas con piel durante 30 minutos (aproximadamente. Previamente has de lavarlas)

2. Pela las patatas mientras están calientes y machácalas con un tenedor, un pasapuré o un chino. 

3. Añade el vaso de leche, una pizca de sal y 5 cucharadas soperas de AOVE

4. Fríe la zorza en una sartén a fuego medio sin dejar de remover (para esto no necesitarás más aceite) 

5. Monta el plato a tu gusto. 

El truco del almendruco:

Si no tienes aro de emplatado y quieres hacer una composición bonita de la receta, usa un cuenco o un bol de desayuno: úntalo en aceite para poder desmoldarlo bien, introduce la zorza llenar dos tercios del recipiente y completa con el puré de patata.

Dale la vuelta sobre un plato y ¡voilá! Un plato delicioso con un emplatado muy original.

Para darle un toque más sabroso al puré de patatas, cambia el AOVE por 3 cucharadas de mantequilla  e incorpora una mezcla de pimientas ralladas o comino a tu gusto.

Risotto de chorizo criollo

Vale para todo. Como acompañamiento y como plato principal. El arroz no solo es el cereal más consumido en el mundo, sino que es el alimento más versátil de nuestra cocina. 

En España ya es un tópico eso de asociar el arroz con la paella. Al igual que lo es pensar en el criollo para una buena barbacoa.

Y si algo nos simboliza a Embutidos Lalinense es la apuesta por lo tradicional, pero nos apasiona versionar recetas y descubrirte platos deliciosos con los que sorprender a tu familia y amigos.

Risotto de chorizo criollo


¿Qué necesitas?

Así que ahí va nuestra propuesta de hoy: receta fácil de risotto con criollos. Te sorprenderá lo sencillo que es disfrutar de este singular plato italiano con el sabor de los mejores productos de nuestra marca.

1 bandeja de chorizo criollo fresco de Embutidos Lalinense

1 paquete de arroz arborio

1 litro de caldo de verduras

1 cuña de queso parmigiano reggiano

Vayamos por partes…

El risotto de chapiñones es una de las míticas recetas de arroz italianas con las que todos nos chupamos los dedos. Un arroz cremoso y sabroso que no deja indiferente a nadie. 

Aunque su preparación es muy diferente a cualquier otro plato de arroz, basta con elegir el producto adecuado y seguir unos sencillos pasos para preparar una increíble receta de risotto de chorizo criollo fácil.

  1. Haz un corte a la piel de los criollos y retírala. Corta el criollo en trocitos.

2. Calienta el caldo de verduras y déjalo que mantenga la temperatura a fuego bajo.

3. Pon una cucharada generosa de mantequilla a calentar en una olla amplia. Incorpora los criollos y saltea a fuego medio-alto hasta que estén sueltos.

4. Añade el arroz y dale un par de vueltas para que se mezcle con los criollos.

5. Echa 3 cucharones de caldo de verduras sobre el arroz y remueve constantemente a fuego medio-bajo.

6. Antes de que el arroz se seque por completo, añade otra cucharada de caldo de verduras caliente y sigue removiendo

7. Cada vez que el arroz empieza a secarse, añade una cucharada y remueve. Repite el proceso hasta que quede sólo una cucharada de caldo. En unos 15-20 minutos deberías tener el risotto a punto para el último paso.

8. Ralla el queso sobre el arroz y ve removiendo según lo incorporas. Asegúrate de tener el fuego bajo para que no se queme. (Puedes hacerlo más sencillo si compras el queso rallado o en polvo).

9. Añade una última cucharada generosa de caldo para hidratar el queso en la mezcla y sirve inmediatamente. 

El truco del almendruco:

La receta tradicional de risotto incorpora una cebolleta picada salteada como primer paso, pero no es condición sine qua non para preparar un delicioso risotto de criollos. Así que añádela o no a tu gusto en la elaboración.

La particularidad del risotto es ese resultado cremoso. Para conseguir disfrutarlo es necesario respetar dos máximas:

  1. Hay que remover el arroz constantemente mientras se prepara el risotto.
  2. Los comensales deben esperar por el risotto, no el risotto por los comensales. De lo contrario, comeréis una masa compacta de arroz. Increíblemente sabrosa, eso sí, pero compacta. 

La última cucharada de caldo no es obligatoria, pero te permitirá mantener el arroz más suelto hasta servirlo y ayudará a hidratar el queso para que suelte todo su sabor.